Saltar al contenido

Buscando a un Barbero en Sevilla

Opera House Seville tourLa Opera posee un escenario fundamental, sin él los grandes libretos no existirían. No es Viena ni París, es Sevilla. Las mejores obras tienen a la capital de Andalucía como escenario de sus tramas a pesar de que sus actores (y a menudo tampoco sus compositores) nunca pisasen la ciudad. Pero la magia de esa Sevilla que había sido la más cosmopolita del mundo, simplemente por oídas, atrapaba a esos escritores que necesitaban historias de amor pasional e imposible en lugares “exóticos”.

Don Giovanni, Carmen, Fidelio, La Forza del Destino, La Favorita... y El Barbero de Sevilla.

El autor de esta última, Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, era un dramaturgo francés que formó parte de la corte de Carlos III entre los años 1764 y 1765. Vino por motivos de negocios y se fue, igualmente, por razones económicas ya que sus deudas se acrecentaron.

Dos años en España le bastaron para quedar fascinado y dar rienda suelta a una creatividad inspirada en la novela ejemplar de Miguel de Cervantes “El Celoso Extremeño”.

Beaumarchais escribió una década después las obras El Barbero de Sevilla y Las Bodas de Fígaro, aunque no saltaron a la fama hasta que Gioacchino Rossini y Wolfgang Amadeus Mozart las adaptaron a la ópera, respectivamente. Hay un tercer libro titulado La Madre Culpable cuya música es de Milhaud y cuya popularidad es bastante menor.

figaro barber shop seville

En la primera, Fígaro, el protagonista, es un famoso barbero de la Sevilla de finales del Siglo XVIII que se hace intimo de un joven noble, el Conde de Almaviva.

El aristócrata, enamorado de Rosina, una joven huérfana cuyo tutor la había secuestrado para casarse con ella y quedarse con su valiosa herencia, le pide ayuda a Fígaro para permitirle encontrar a su amada a solas, burlando la estrecha vigilancia del tutor Don Bartolo.

En la segunda, Las Bodas de Fígaro, el Conde y la ahora Condesa se casan, mientras que Fígaro les ayuda a preparar el enlace pero el Conde traicionará a Fígaro al insidiar a Susana, la prometida del barbero.

 

Aunque Beaumarchais nunca estuvo en Sevilla, el pueblo llano, sus rumores y leyendas hicieron realidad las localizaciones de la opera. Un ejemplo, la propria casa de Fígaro.

De ello se hicieron eco hasta los viajeros románticos del siglo XIX como por ejemplo el escritor británico Augustus Halle que, tras un viaje por España, escribió en su Wanderings in Spain (Londres, 1873): “Justo detrás del Alcázar está la plaza de Santo Tomás. Donde Fígaro el barbero de Sevilla tenía su establecimiento”.

bodeguita casablanca sevilla tapasLógicamente el paisaje urbano ha cambiado un poco, pero si paseáramos por la calle Santander, casi en confluencia con la Avenida de la Constitución, podríamos detenernos ante el edificio que se encuentra frente a la antigua Casa de la Moneda (que espera una restauración), justo donde se encuentra una Bogeduita de tapas, y cambiarlo en nuestra imaginación en una vivienda encalada de una o dos plantas.

En la planta baja aparecería Fígaro atendiendo a sus clientes y afeitándolos con una destreza sin igual. Y en la parte alta, su vivienda, dónde junto al Conde de Almaviva, diseña la estrategia para liberar a la bella Rosina.

Para vivir en primera persona el resto del libreto deberíamos dirigirnos ahora al barrio de Santa Cruz. Callejuelas estrechas y laberínticas que nos trasportan a siglos atrás y dónde Fígaro hacía las suyas.

balcony rosina barber sevilleCaminando, buscaríamos la casa del Don Bártolo el tutor, y el balcón donde Rosina esperaba, oía y anhelaba a su amado Conde de Almaviva disfrazado del estudiante Lindoro. Yo estoy con Carmen Laffón y sitúo el balcón en la calle Segovias donde ahora se encuentra el Hotel Palacio Pinello, cerca del cruce con Argote de Molina.

Carmen Laffón es la escenógrafa del delicioso, auténtico y conseguidísimo Barbero que disfrutamos al Teatro de La Maestranza de Sevilla el pasado Febrero de 2016, en el marco de un tour de la Ópera para Alderan - Note in Viaggio de Roma.

hotel palacio-pinello-sevilleVengan a Sevilla, saboreen la magia, paseen y piérdanse por una media horita por esas calle llenas de leyenda mientras canturrean a Rossini y Mozart. O Bizet, puesto que a dos calles de Ustedes, prés de remparts de Séville / chez mon ami Lillas Pastia, Carmen estará bailando la seguidilla encima de las mesas de la taberna al son de la guitarra gitana y de unos bandoleros haciendo compás y bebiendo Manzanilla. ¿Dónde? Busquen el Callejón del Agua.