Saltar al contenido

El Mantón de Manila: ¿Un adorno andaluz?

El Mantón de Manila: ¿un adorno andaluz?

manton-de-manilaPara aquellas señoras que aún no sepan a qué nos referimos cuando hablamos del sevillanísimo “Mantón de Manila”, podemos definirlo usando las palabras del conocido escritor realista Benito Pérez Galdós, que en su novela más importante, Fortunata y Jacinta, escribe: “envolverse en él, es como vestirse con un cuadro…”, y es que el mantón es un lienzo de tela bordada en seda con colores vivos a base de elementos diversos, tales como: flores, pájaros, elementos inspirados en la fantasía… y rematado con flecos.

En esta nueva entrada del blog dejamos en entredicho el origen andaluz de este complemento, utilizado por las mujeres como una lujosa pieza de vestir, y es que tal y como refiere su propio nombre, su procedencia no es de Andalucía y de esto precisamente vamos a hablar en estas ocasión.

El popular Mantón de Manila procede de la ciudad china de Cantón, popular por sus bordados en seda, pero se habla de Manila debido a que en el siglo XV era el puerto de Manila a través del cual se daba salida a las mercancías hacia Sevilla, cuyo puerto en el Río Guadalquivir, se convirtió tras el Descubrimiento de América, en uno de los más importantes a nivel mundial.

En estos años, la evolución del mantón ha sido bastante significativa, y es que originariamente eran bastante diferentes a lo que hoy conocemos, pues si hoy son de colores vivos y dimensiones bastantes grandes, en sus orígenes eran de colores oscuros, pequeños y que con escasa decoración en seda. Además, los motivos iniciales de su decoración nada tenían que ver con los actuales, ya que empezaron siendo mantones decorados con motivos asiáticos (dragones, flor de loto…) y posteriormente con la influencia europea llegaron las rosas, los claveles rojos, las aves… (motivos muy apreciados en Andalucía), así como un tejido en seda mucho más grueso.

Como un complemento más de la indumentaria femenina, el Mantón tuvo su momento de moda, siendo su máximo apogeo en el siglo XVIII, cuando las mujeres de la alta sociedad lo utilizaban para cubrir sus hombros de forma delicada. Con el paso del tiempo, fue descendiendo hasta las clases menos adineradas, llegando también al flamenco, donde aporta al baile una técnica complicada que requiere de un gran dominio para mover el mantón al compás.

Hoy en día el Mantón de Manila se considera una prenda típica de la artesanía andaluza y viene utilizado por las mujeres en las manifestaciones populares: Feria de Abril, como complemento del vestido regional, para ir a los toros, o incluso viene utilizado para engalanar los balcones de las casas en determinadas fiestas, por ejemplo con motivo del Corpus Christi, el día de la Patrona de la ciudad…

A continuación les dejo algunas fotos donde pueden observar algunos mantones, enlaces con tiendas para adquirir este artículo, así como un vídeo del uso del mantón en el baile flamenco.

1. El verdadero mantón artesanal hecho en Sevilla por Manuela y Fatima Romero http://www.bordadosmanuelaromero.com

2. Mantón y baile: https://youtu.be/P6yDyZoTC38